jueves, 30 de marzo de 2017

Inútil. Todo parece inútil. Podríamos
poner en luces de neón
todos los nombres que existieron,
porque existieron, y rompieron
los bucles de lo inexplicable,
ser mujer y empuñar la pluma
con la osadía de ocupar un lugar, el suyo,
sinónimo de género neutro.

Las Zenobias del veintisiete -y las de antes-,
las que se quedaron Sinsombrero,
las Penélopes que sufrieron cien mil Ulises,
-y las de después-, el resplandor eclipsado
de la generacion Beat, o la poeta en Nueva York
interrogándose a ella misma en Cherry Lane.

Por aquella arteria, abierta a bombas, trece rosas
desangradas. A quien rompía moldes,
el exilio o silenciadas, ¿acaso no es lo mismo?.
Se atrevieron a desear quienes eran deseadas.

Inútil. Volaron en la cometa por un tiempo,
y sopló en su contra
el viento del olvido
y aquella Residencia truncada en asilo femenino,
de entonces, y la Biblioteca de Mujeres de Madrid
de la que nadie sabe, de ahora, todo y nada,
manchas de tiza que alguien borró con el dedo.

La memoria miente.
La Historia más.
Siempre estuvieron, sin embargo.

Imagen: Flora Borsi


martes, 28 de marzo de 2017

Rompiendo tus propios muros
para venir hacia mi, te admiraba.

Intuía tu manera vertiginosa de ser
en la vida, de dar y quitar
en el mismo segundo.

Construir una pasión a la que
entregarse requería correr el riesgo.

Conocía tu manera intensa de dudar
de todo, de abrir e impedir
el paso a la luz como si nada.

El tic tac de tu corazón agotó el plazo
sentenciando prescritos los sentimientos.

No podía ser cierto y no lo fue.
Te faltó amor para poder quererme.

Es el olvido el medio donde mejor te mueves.

Imagen: Boris Ovini


miércoles, 15 de marzo de 2017

A los tres puntos suspensivos
ya le he borrado dos.

Decide tú
si el que queda es final
o punto y seguido.


El duro invierno se queda aquí:
dejo atrás las mantas y el hastío,
ya no es época de frío y castañas.

Aparto los abandonos
el perfumen corrosivo,
destrozo los moldes,
me salgo de las guerras
ganadas o perdidas,
no transito caminos ajenos,
conjugo en presente continuo.

Abril siempre me atrapa
y camino descalza
por donde su luz me lleva
haciéndome cosquillas.

Ahora me inundo de sales
de algas, de brotes nuevos
y se estrena el mundo
como si nada existiera antes,
el tiempo ya no separa,
mi latido es de amor
no de miedo.

Y no me resisto:
pienso caer en todas sus tentaciones,
estoy hecha de carne y besos
-respiro aliviada-.

Me reinvento como las olas
y surge la palabra alegría,
la pasión de una loca
que aún muere por un verso
en un poema sin rima.

Primavera por los cuatro costados
que viene a revolucionar mi vida
y yo poniéndolo todo
perdido de sueños.





martes, 14 de marzo de 2017

Faltan pedazos
en cada trozo de mi cuerpo
en que pusiste tus manos.

Es lo más parecido
que conozco a sentir el olvido
a echarte de menos.

Imagen: Silvia Grav


No es dolor ni rencor
ni orgullo ni mentira
ni traición ni odio
ni difícil ni fácil
ni calor ni frío
ni siempre ni nunca
ni sin ti ni contigo
no soporta nomenclaturas
huye de etiquetas y calificativos
y a penas es definible
salvo por oposición.
Sin acritud,
el amor
no eres tú.

Imagen: Mariana Andrade





lunes, 13 de marzo de 2017

Nunca verás la verdad
si no ves la totalidad,
si en lugar
de la luz
solo miras
su sombra.


De sobra sabía que
quererte era arriesgado por
abrir mi corazón prescindible
y que surjas tal y como
eres y me leas sin que
lo que duele por defecto
nos descomponga y gane
cada vez que una sombra
desdibuje la realidad.

De sobra sabía que
tenerte era delicado como
pensar tu nombre
y que me escucharas aunque
nunca vinieras y haya solo
lo que falta tan
hueco como el agujero
que me he hecho dentro por
confiar en ti.

Imagen: Anna Bodnar


domingo, 5 de marzo de 2017

La fugacidad
de cada palabra de lengua a lengua
la fórmula sólida
de cualquier te quiero
cerca ya de rozar una boca
y pistas
guiños
y la pausa
del pero
descolgado como una araña
por una pata
pendiente de bajar
que se encarga de arrancar
en fuera de juego
magia
corazón
y cuerpo
a los ya no más los de entonces
vuelve intermitente el aire fresco
deja las sábanas bien estiradas
las camas hechas,
el dibujo pendiente en boceto
por si acaso.

Imagen: Christian Sampson




Anoche sufrí una metamorfosis
incompleta.
Me salió un ala
del costado izquierdo.
Alargo la mano
y no te tengo.


Por qué no buscar una salida
donde dejarnos querer
desestimar los abrazos petrificados
desempolvar las viejas sonrisas
dejar de justificarnos
y dejarnos arder
sin más.





Despertar,
estirar los brazos
marcar las siete,
sentir los músculos
vivos
ligeros
fuertes
mirar de reojo
besar muy lento
-besarnos-
respirar paz al lado
-al tuyo-
y así, ternura en mano,
dar media vuelta
acurrucarse
que amanezca más tarde
mi sonrisa en tus labios,
como anoche.

Imagen: Rodney Smith


Hay gente a la que
no le revienta el corazón
porque no tiene.


miércoles, 1 de marzo de 2017

Sin volver la mirada, casi,
me voy a mi otro mundo
y aquí trato de seguir con la vista
aquel lejano paisaje
donde te encuentras,
del que tengo que ausentarme
y echarme la voluntad a la espalda
para seguir caminando,
donde la distancia me lleva,
lejos de ti,
lejos de mí,
y, a veces en la frontera,
horizonte negro cuando me voy
que sin moverme ni un centímetro
es de verde azulado cuando vuelvo.


La soledad es el silencio
más mudo a pleno grito.