lunes, 30 de enero de 2017

Sobre el fuego de la rabia
del zarpazo
hierve otra vez sangre
derramada
y es imprescindible
exigir
gritar
limarse las uñas
hasta que sean garras,
defenderse
a vida o a muerte
de este puto mundo machista
de lacitos y silencios
que cada vez que asesinan
a una mujer,
antes de girar
la cabeza hacia otro lado,
mira
pero no ve.


domingo, 29 de enero de 2017

Toda la poesía me surge
de la necesidad
de hacer brotar
de un jardín la primavera

Imagen: Frank Horvat


A mí solo me gustas tú,
susceptible y con mal genio,
tú, que de vez en cuando me odias
y me mandas a la mierda,
tú, que disparas a matar
y siempre das en la diana de mi pecho.

Podría dejarme caer por cualquier precipicio
pero quiero morir de un ataque al corazón
si el batallón es tuyo. Sola perdida en mi sofá
mientras te das la vuelta y te vas de compras
y yo me quedo como un hámster
dando vueltas en su rueda.

Pero te quiero a ti
que llevas la desconfianza en los ojos
y estás esperando a mi próximo error
para decir que esto no vale, mientras yo
me pongo los calcetines a juego con tu vida
y el retrovisor mirando al techo.

A ti que no te gusta cómo me peino
y detestas que me haga trenzas con tus manos,
a ti que me pides un cigarro mientras me gritas
que la vida es un asco, y yo, loca por ti del todo,
pongo a mi cerebro a hacer flexiones y te calmo
como una toalla caliente en la espalda.

Y sí, podría querer a cualquiera
pero te quiero a ti con toda tu chulería
cantándome las cuarenta a la cara
un segundo antes de decirme adiós
y al segundo después pedirme unos cuantos
orgasmos y follarme como si volvieras de una guerra.

Y se me cae el alma al suelo de golpe y porrazo
de saber que me muero de pena
si te marchas.


viernes, 27 de enero de 2017

Se puede amar un océano
solo porque tú lo amas,
tener ansias de correr
porque quieres estirar
las piernas,
sentir unas ganas inmensas
de batir las alas
porque necesitas aire,
encubrir una verdad
porque la quieres tuya,
se puede gritarle al viento
y a la gente de la calle
que quererte es gratis
y no me supone ningún esfuerzo
aunque tu nombre
lejos del mío
sea la firma más amarga
del amor.






Aprendí a cocinar
para llevarme a la boca cada día
una ración de sonrisas
y desde entonces
tengo la digestión más ligera.

Me protege de los serios,
del control de sus músculos
de su pose interesante;
me alivia el tránsito frenético
que va dejando muescas en mí
como en la corteza de un árbol.

Con frecuencia me rio de mí misma
como un ataque repentino de tos
imparable,
y aquí estoy comiendo a placer
engordando a kilo por carcajada
aunque reviente.

La risa me sostiene
y me espanta los miedos
disuelve las máscaras
me aparta de la queja
rellena las fisuras
previene la arrogancia.

Imagen: Ellen von Unwerth



Puede haber más amor en una historia que finaliza
que en una que se sigue manteniendo.

Hay amores que van más lejos de un desenlace.
Hay quien se aferrar a pedazos de un barco
destrozado con las manos llenas de arañazos;
hay quienes terminan en falso,
náufragos a la deriva.

Y luego nosotros, como si nada,
nosotros tratando de inventar un río de un mar
borrando citas de los calendarios
apagando velas que nunca encendimos,
tú y yo con los pies en la tierra
construyendo un árbol con la leña que no ardió
y dejando una luz distinta encendida dentro..

Te has acostumbrado y yo también
a esa forma tuya de no quererme.
Sabemos en qué lugar nos deja eso.

Imagen: Evgeniy Shaman


miércoles, 18 de enero de 2017

No sé qué me pasa, lo confieso.

A todas horas me asaltan poemas,
vomito letras por las cafeterías,
en la ducha,
mientras como,
me despiertan cuando duermo
de manera compulsiva.

Me temo que esto roza un poco la locura
pero es como un calambre constante
en mis nervios.

¿Por qué has vuelto así, poesía?
¿qué te ha hecho despertar a ti
y llevarme a mi al sueño?

Imagen: Julia Välimäki


jueves, 12 de enero de 2017

Podría decir
que me has regalado
los mejores orgasmos
pero tú me has dado
los mejores poemas,
lo que viene a ser lo mismo
aunque no lo sea.

Imagen: Silvia Grav




jueves, 5 de enero de 2017

Has de saber
que si abrazas
a un alma salvaje,
tarde o temprano
con arrogancia y desprecio
regresará a su jungla.

Es lo más parecido
que entienden
como amar a alguien
en plena libertad.

Imagen: Carlos Durán López